remedios naturales para aliviar los efectos de la artritis reumatoide.

remedios naturales 4830 Visitas

La artritis reumatoide a menudo se hereda y es evolutiva y los factores de riesgo de esta enfermedad a menudo están ligados a antecedentes familiares, factores ambientales como una vida saludable, la alimentación sana, el tabaquismo y las enfermedades periodontales crónicas.

Se trata de una enfermedad autoinmune en donde el sistema inmunitario ataca “por error” las paredes de las membranas que recubren las articulaciones, conocidas con el nombre de membranas sinoviales, aunque aún se desconoce cómo se origina este fenómeno.

Cuando la inflamación de los tejidos es menor, los síntomas desaparecen durante un tiempo, pero luego vuelven a surgir generando dolores musculares y articulares, rigidez matinal, inflamación y fatiga crónica.

Hasta el momento no se han desarrollado tratamientos efectivos para curar la artritis reumatoide y solo existen medicamentos a base de corticoides o antiinflamatorios varios que ayudan a aliviar los dolores, pero con el transcurso del tiempo generan una lista de efectos secundarios que nadie quiere padecer, al punto de que en algún momento se vuelven la causa de otras patologías igual de graves.

Sin embargo, existen remedios caseros y naturales que pueden ayudar a los pacientes afectados de esta enfermedad crónica al mismo tiempo que contribuyen a un bienestar general del organismo.

Vamos a conocer cómo ayudar a las personas afectadas de artritis a sentirse mejor.

1) Actividad física: Mantenernos activos físicamente es una de las mejores maneras de batallar con esta enfermedad. Los ejercicios contribuyen a fortalecer los músculos, reducir la fatiga y brinda la posibilidad de mayor amplitud de movimiento.

También contribuye a evitar desarrollar osteoporosis y caer en la depresión, dos “fantasmas” que rondan a las personas afectadas por esta enfermedad.

Para esto recomendamos la ayuda de un terapeuta que indique la cantidad de ejercicio a desarrollar así como el tipo de actividad acorde a cada patología y posibilidad de los pacientes. La actividad física debe centrarse en la flexibilización de las articulaciones, el tono muscular y los ejercicios aeróbicos que son al mismo tiempo beneficiosos para el corazón.

Compartir

Comentarios